Escrituras


Experiencia de la inscripción

El amor en los tiempos del covid

Al final de febrero dejé a mi novio en el aeropuerto de Gaborone. Se trataba de una relación reciente, apenas nos habíamos conocido en la primera semana de noviembre de 2019. Era una relación a distancia y estábamos viendo si había algo que pudiera quizás llevarnos a cambiar eso: comenzábamos a creer que probablemente lo había. En diciembre lo visité …

El amor me perfeccionará

Sobre Forugh Farrojzad   En el ámbito del cine es probable que el nombre de Forugh Farrojzad (1935-1967) resulte más familiar por su película La casa es negra (1962) —elogiada vivamente por Chris Marker y hoy considerada un clásico—, pero ella es también una de las grandes poetas iraníes. En El viento nos llevará, de Abbas Kiarostami, un personaje recita …

17, Instituto de Estudios Críticos: 
Vino nuevo en odres viejos

​Vino nuevo en odres viejos es la imagen que usa Benjamín Mayer Foulkes para describir la relación —posuniversitaria— de 17, Instituto de Estudios Críticos con el saber. A diferencia de la universidad, que suele buscar una relación positiva con los distintos conocimientos a través de los cuales quiere aprehender y dominar la realidad, la posuniversidad da lugar a lo negativo …

Al Estado solo le interesa la producción

Hace nueve años, con ocasión de las festividades del 15 de Agosto de 1961 sale por vez primera la Revista “Verdecruz”, órgano oficial del Sanatorio “Gonzalo González”. Y, con esta oportunidad, los que patrocinamos la aparición de este vocero, nos fijamos una meta, por cierto, compleja, y al parecer, inalcanzable: la rehabilitación integral del paciente de Hansen. Pero para cumplir con esta tarea que nos habíamos impuesto, teníamos que llegar al pueblo, a los líderes de la comunidad como profesores, estudiantes, sacerdotes, y profesionales, etc., con nuestra palabra sencilla y veraz fundamentada en los adelantos de la Leprología.

Que les ayude más

La capilla estaba en el centro y daba hacia el río Machángara. Se hizo la inauguración con muchas autoridades del país: civiles, eclesiásticas, militares, damas voluntarias de Quito, todo fue una bomba; la inauguración se hizo, pero sin pacientes. Los pacientes fueron traídos después en camiones. Las Hermanas de la Caridad vinieron a la enfermería. Utilizaban una protección, como si fuera un disfraz. Ni los ojos podían verse porque usaban unas gafas especiales, ropa especial, zapatos especiales, y caminaban sobre cal, para no contaminarse. Las Hermanas llegaban sólo hasta la puerta de entrada. Entonces se tocaba la campana para que se acercaran los enfermeros. Los enfermeros eran los mismos pacientes. Se encargaban de recibir el tratamiento y dárselo a sus compañeros. Los materiales de las curaciones, y el médico también, llegaban sólo hasta la puerta de entrada.